lunes, 3 de marzo de 2008

«La Pulga de Acero», en Hispanidad

.


Aristarco Martínez
ha escrito esta preciosa reseña de «La pulga de acero» para el número 2861 de la revista digital
Hispanidad.


«La pulga de acero».
Maravilla rusa

.

La recién nacida editorial Impedimenta ha dado en el clavo con esta pequeña obra maestra rusa, no sólo por su calidad sino por la edición: buena introducción de Care Santos, gran traducción de Sara Gutiérrez e ilustraciones de Javier Herrero (no sé quiénes son, pero los felicito). Un regalo, teniendo en cuenta las novelas impresentables que hay en el mercado por el mismo precio.

Nikolái Semionovich Leskov (Gorojovo, Rusia Central, 1831-San Petersburgo, 1895) se quedó huérfano a los dieciséis años y terminó de escritor por accidente, ya que no tuvo una formación académica por más que aprendiera polaco y ucraniano. Fue tan fácil (o difícil) como que alguien se diera cuenta de su valía como narrador a través de unas cartas privadas y decidiera publicarlas en periódicos. A partir de aquí, Leskov sentó cátedra y se convirtió en un autor tan denostado por una parte de sus contemporáneos (la mayoría) como bien considerado por otros (Chéjov y Tolstói), y especialmente por escritores posteriores como Walter Benjamin. Y es que no sólo nadie es profeta en su tierra sino que, muchas veces, ni siquiera lo es en su tiempo.

El argumento de la obra, divertidísima, gira alrededor de una pulga de acero que diseñan ingenieros británicos para estupor del zar Alejandro. Al bicho minúsculo, para que mueva las patas y las antenas, se le da cuerda con una llave igual de diminuta. La gracia de la narración reside, en parte, en el ritmo y la comicidad que Leskov le imprime. Además, el aire de cuento de hadas que desprende la vuelve ideal para niños y jóvenes, convirtiendo a Leskov en un punto de partida adecuado antes de saltar al surrealismo de Gógol o al drama de Dostoievski.

Impedimenta ha comenzado bien su carrera literaria, publicando de manera ejemplar no sólo a Leskov sino a indiscutibles como Stendhal o Gustave Flaubert. De seguir así, se convertirá en una editorial estimable.


3 comentarios:

Aristarco Martínez dijo...

Se me coló un error en la fecha de nacimiento. La podéis corregir sin problema.

Impedimenta dijo...

Ja, ja, no nos habíamos dado cuenta.
Gracias, está ya cambiado.
Enrique Redel

Menguez dijo...

No sólo se le coló un error en la fecha de nacimiento amigo, además no ha acertado con el argumento de la obra: la leí cuando salió, y creo recordar que la pulga de acero no la crean los británicos, sino que es precisamente al revés, la crean los rusos para maravillar a los británicos. En todo caso, enhorabuena por publicar este libro y, en general, todo el catálogo. Me parece muy atractivo hasta el momento (acabo de disfrutar también "El camino en el bosque", de Stifter, y espera Lem...)

Ánimo y mucha suerte.