jueves, 13 de marzo de 2008

RESEÑA MAGNÍFICA DE «EL PERFUME DEL CARDAMOMO» EN EL DIARIO DE CÓRDOBA

.

El buen amigo Pedro Domene nos manda esta reseña magnífica que ha publicado hace unos días en el DIARIO DE CÓRDOBA sobre «El perfume del cardamomo», de Andrés Ibáñez.

Maravillas
Extraordinaria colección
de cuentos chinos

Civilización y literatura son conceptos que siempre ha funcionado paralelos en una Humanidad saturada de actitudes, apariencias o aspectos nada gratificantes y que, de alguna manera, provocan reacciones encontradas en en una sociedad que bien le valdría aprender de una tradición milenaria, honorable y maravillosa como puede ser la cultura China. El narrador, Andrés Ibáñez (Madrid, 1961), nos regala con El perfume del cardamomo (2008), una extraordinaria colección de cuentos chinos que, lejos de haberse convertido en un pastiche o resuelto en una simple y memética intención moralizadora, tienen la peculiaridad de ofrecernos un conjunto con entidad propia, es decir, disfrutamos de unas historias creadas por el madrileño, articuladas con una sabia mirada, con un estilo y una música propias, con un ritmo y un lenguaje característicos, una ambientación y caracterización, en suma como que admiramos en esa sensibilidad milenaria por la que abogamos desde estas líneas.

Dicho esto, los cuentos, breves y extensos, que componen el libro, 25 en total, sin que se puedan clasificar como textos taoístas, tratados filosóficos, o exclusiva lírica china, forman parte de esa actitud práctica que tiene el país oriental en su sentido más melancólico, musical y lírico y quizá por esto la mayoría de estos cuentos le han salido, tremendamente, bien a Ibáñez. Las imágenes, los personajes y esa mirada que se extiende por el mundo de muchos de ellos, le devuelven al lector una singular pasión por esta elegante muestra de cultura de reminiscencias ambiguas. En estos cuentos hay historias de amor, de crímenes, de animales, de alquimistas y de sabios, también se tejen leyendas entre lo que denominamos el conflicto ya la razón, la consciencia y la inconsciencia, pero sobre todo hay mucha sabiduría en estas páginas porque como dice el narrador en uno de sus cuentos, «(siempre) hay un camino» y, una vez elegido, «la vida resulta ser para los valientes». Lo accesorio en muchos de ellos es importante, contienen mucho de economía, tanto en el tema, como en la expresión, y en estructura, técnica relegada a otras dimensiones porque cuanto se obvia o se ignora lo produce la imaginación como ocurre en el cuento El puente colgante de Bosha; sobresale una magistral abnegación de los personajes femeninos como en El regreso o con cierto humorismo feminista, Historia de Chi Hsin, el insaciable, incluso leemos auténticos tratados de filosofía cotidiana en Hay un camino, El alquimista negro y su perro o Un hombre feliz, pero en muchos hay una meditación que se aleja de lo material y se adentra en el «yo» como inequívoca referencia para los occidentales.

Pedro M. Domene

2 comentarios:

Javier Morote dijo...

Hola Enrique:

Tan solo dos líneas para comentarte que en AUZOLAN continuamos cuidando los libros de Impedimenta, y así, el espacio de libros que hago en Cadena SER, en el programa Hoy por Hoy Navarra del día 26 de marzo de 2008 ha estado dedicado a "El Perfume de Cardamomo" de Andrés Ibáñez. No es tampoco una maravilla de espacio, pero quería que lo supieras.

Un fuerte abrazo desde AUZOLAN

Javier Morote

Javier Morote dijo...

P.S.: Se me olvidó añadir que la mitad del espacio estuvo dedicado a la labor editorial de Impedimenta y la tuya propia. Creo que los oyentes dudan sobre si tenemos un lío...