miércoles, 5 de diciembre de 2007

La cocina del editor: entrevista con E. Redel / La Huella Digital

.

Ana Belén Fernández Peña reconstruye la trayectoria de Impedimenta e indaga en el mundo editorial a través de esta ágil entrevista publicada el pasado 30 de noviembre.


Impedimenta «Gourmandises», o del buen gusto de cocinar un libro. Entrevista con el editor Enrique Redel



¿Qué?
Impedimenta es una editorial independiente, especializada en narrativa. Publica literatura en su mayor parte europea, sin descartar por ello otras posibilidades, siempre que puedan incluirse en el canon occidental. Obras basadas en el concepto de la recuperación, el redescubrimiento y la aportación de nuevas voces interesantes.

¿Quién?
Enrique Redel es el editor, figura principal de Impedimenta y sobre quien recae la mayor parte del trabajo aunque cuenta, según las características del trabajo, con la ayuda de algunos colaboradores puntuales.

¿Cuándo?
Tras varios meses de tramitación hasta poner en orden los requisitos legales, Impedimenta ha comenzado a publicar sus novedades en septiembre de 2007. Desde entonces ha publicado cuatro títulos, a razón de uno por mes.

¿Dónde?
En Madrid, desde donde habrán de salir libros bajo la idea de una distribución tanto a España como a América y Europa.

¿Cómo?
El único modus operandi de esta editorial es una rigurosa política de calidad, tanto en la selección como en la elaboración de los libros y unas altas exigencias en cuanto a estética se refiere.

¿Por qué?
Porque hay un sector del mercado, un público lector, que demanda este tipo de libros, estas calidades, estos títulos.


/Entre las novedades que ha editado Impedimenta este otoño encontramos La abadesa de Castro, de Stendhal; La pulga de acero, de Nikolai Leskov; Noviembre, de Flaubert; Santuario, de Edith Wharton. Tenemos también tres títulos con los que se está trabajando como son Los Cenci/Vittoria Accoramboni, de Stendhal; New Grub Street, de George Gissing; y De la elegancia mientras se duerme, de Vizconde de Lascano Tegui. Y por último, una colección que se está preparando bajo el título de ‘Los Modernos’ esos autores más contemporáneos pero igualmente sólidos, entre los que se cuentan Stanislaw Lem, Andrés Ibáñez, y John Braine./


Una vez contextualizado el hecho que supone la existencia de una editorial como Impedimenta, retrocedamos, y vayámonos al origen. ¿Cuáles son los antecedentes de Impedimenta?
Son casi 10 años editando, arrimando el hombro en otros proyectos editoriales, entre los que destaca Funambulista, que puse en marcha con otro socio hace tres años, y que abandoné en mayo de este año para crear Impedimenta. Con Funambulista logramos colocarnos entre las cinco editoriales preferidas por los libreros españoles, y aspiro a que en Impedimenta lleguemos a hacer lo mismo, ¡o más!

Editoriales independientes que se están haciendo un importante hueco en el mercado entre las grandes. ¿Podríamos hablar de un momento de bonanza para este tipo de empresas?
Las editoriales independientes son un sector en expansión. Se está produciendo un renacimiento, o más bien una “renovación” de la figura del Editor, que apuesta por la calidad, la recuperación, etc. Y estas editoriales tienen su hueco en el mercado, principalmente porque están ofreciendo un producto que la gente está demandando, títulos que no suelen estar muy disponibles y unas calidades superiores a las de editoriales más “comerciales”. En este sentido, la labor de Impedimenta se integra en una manera de trabajar que ya cultivan editoriales como Asteroide, Periférica, Nórdica, que están a parecido nivel que Impedimenta en cuanto a propuestas, y que comparten con nosotros la misma filosofía a la hora de trabajar.

¿Sería correcto hablar de un ‘sector’ dentro de otro más grande como es el ‘Sector Editorial’?
No iría muy desencaminado. Las editoriales independientes compartimos un objetivo común, un público muy definido que podríamos denominar lector literario. Y el dirigirnos a ese segmento de consumo es lo que nos puede definir en cierto modo.

Existirá entonces una gran competencia entre vosotros, ¿no?
Al contrario, casi somos aliadas. Hay que tener en cuenta que compartimos políticas de promoción, en algunos casos hasta distribuidora, hacemos juntos algunas presentaciones de los libros, etc. Además, este tipo de lector literario del que hablábamos ya existe antes de que se publique el libro, digamos que tiene una predisposición. Aunque el sector editorial sea duro digamos que no tenemos que crear la necesidad, hablando en términos de marketing, porque la demanda está ya ahí.

No sólo habría que hablar de consumidores de libros, porque la crítica tampoco os ha tratado tan mal…
La crítica nos ha acogido bien, nos considera necesarios. Respeta nuestra política de fondo editorial, que es nuestra selección de títulos, y que nunca jugamos con la calidad.

¿Se confunde el término de ‘editorial independiente’ con ‘editorial para minorías’?
Nuestra situación respecto a las grandes editoriales nos hace ‘independientes’ pero nuestros objetivos no son una minoría o un sector concreto. Impedimenta se dirige a todo el mundo, porque por ejemplo, Edith Wharton es un best seller como pocos de los que hay ahora. Lleva reeditándose desde hace cien años. No es que no se descarte llegar a la gran masa, es que es nuestro objetivo fundamental, hacer llegar al gran público un catálogo y un tipo de libro que hasta ahora no estaba al alcance de los lectores, porque las grandes editoriales los habían dejado pasar. Queremos consolidar esta tendencia y difundirla.

Y esta selección, ¿cómo se realiza?
Leyendo mucho, realizando muchas consultas, con muchas referencias. Al final tienes que procurar un catálogo coherente según los gustos del editor. Es un compromiso personal que tienes con tu trabajo, con tus preferencias.

¿Qué es lo más ingrato de este trabajo?
Intentar conseguir un título que no se puede, bien porque la competencia se te ha adelantado, bien porque es inasequible…

¿Y lo más gratificante?
La respuesta del público, de ese público en concreto que te agradece cada día tu trabajo.

¿Y el marketing y las relaciones públicas?
Eso es lo más duro, un trabajo arduo en un mercado con una competencia terrible. Cada año aparecen 7000 títulos “literarios” entre los que hay que colocarse. Las relaciones públicas son la única forma de ganar tu espacio en el mercado, sobre todo para algunos autores menos conocidos como Vizconde de Lascano Tegui o John Braine, por ejemplo.

¿Qué le dirías a un lector tuyo?
Fíate de estos libros porque son auténticos best sellers, libros que siguen reeditándose y que no tienen fecha de caducidad. Libros que llevarte en las mudanzas, de los que no se regalan tras haberlos leído.

¿Y a un posible comprador de un libro de Impedimenta?
El que compra este libro lo lee, lo guarda y lo recomienda. Es un buen regalo, un clásico, con especial significado. Adaptable a todo tipo de persona porque como clásico, no es exclusivista y su ámbito es universal.

2 comentarios:

seleucus dijo...

Entrevista muy buena.

Rafael García Organvídez dijo...

¡Ánimo, Enrique! En las grandes cadenas de librería también hay un espacio para tu "impedimenta".
Un saludo de un librero sevillano.